Ayer aterrizó en el aeropuerto de Gran Canaria un Antonov AN-124 Ruslan. Y da la casualidad de que yo estaba por allí para verlo }:-)

No tuve la suerte de verlo aterrizar, pero sí que pude acercarme al avión (más o menos) para sacar unas cuantas fotos. El bicho es impresionante. Quizás no les dé esa impresión por las fotos, que están tomadas desde cierta distancia, pero observen la foto del tren de aterrizaje y fíjense bien en el tamaño del operador que está al lado.

La leche.

Los rusos no se distinguen precisamente por su sentido de la estética. Ellos hacen cosas bestias para tareas bestias. Yo todavía me emociono cuando oigo el himno de la antigua Unión Soviética, cantado por el Coro del Ejército Rojo. Me entran ganas de matar sucios capitalistas. El caso es que el AN-124 parece un jodido submarino, y de hecho, por lo que me han contado, el interior se parece mucho a un submarino. Lástima que no pude verlo.

Aquí tienen algunas de las fotos que saqué de este Señor de los Cielos.

El Señor de los Cielos

El Señor de los Cielos

El Señor de los Cielos

El Señor de los Cielos

El Señor de los Cielos

El Señor de los Cielos

PS Me han soplado que, muy de tarde en tarde, aterriza en el aeropuerto un Antonov AN-225 Mriya, pero solo en escalas técnicas nocturnas. Lástima que no pueda saber uno con antelación cuándo llegan estos bichos al aeropuerto...